Las aficiones de mis vecinos: El belén artesanal de Francisco Benítez.

Las aficiones de mis vecinos: El belén artesanal de Francisco Benítez.

¿Se ha preguntado alguna vez lo que hacen nuestros vecinos en su tiempo libre?

¡Aquí se lo contamos!

«Las aficiones de mis vecinos»

El belén artesanal de Francisco Benítez

 

   ─Cuando se acerca la época navideña, retorna la tradición familiar enraizada en nuestra tierra; el belenismo. Los escaparates, los mercadillos tradicionales en las calles ─propios de estos días─, engalanan su espacio y nos ofrecen un amplio repertorio de piezas artesanales de distintos materiales, tamaños, motivos, gustos y precios, que atrae la mirada de todo el que pasa y “atrapa” a todo el que se acerca. Hay quienes sólo van por mirar, otros para iniciase en el arte, los que van en busca de novedades o una pieza en concreto, los que observan cada detalle para luego realizarlo en casa… He de reconocer que ¡Me encantan estos mercadillos navideños!

   Si nos remontamos a la primera celebración navideña en la que se montó un belén para la conmemoración del nacimiento de Jesucristo, dicen, que fue en la Nochebuena de 1223 y que fue realizado por San Francisco de Asís.

   A partir del siglo XIV fue cuando se consolidó en la península itálica la tradición de poner el belén en Navidad, que posteriormente se fue trasladando al resto de Europa.

   El belén de Navidad llegó a España mediados del siglo XVIII, cuando Carlos III de Borbón se convirtió en rey. Primero promovió la tradición de montar el Pesebre entre la aristocracia española, pasando luego a convertirse en una práctica popular en toda España y América latina.

   Hoy en día, la tradición de poner el belén se mantiene en todos los países católicos. Se montan las figuritas con piezas hechas de madera, arcilla, plástico, metal o incluso hielo (en los países nórdicos se construyen enormes esculturas de hielo).

   Y hoy… Nos complace presentaros a nuestro vecino de Las Lagunas; Francisco Benítez, quien gustosamente se ha ofrecido a hablarnos de su «afición por los belenes».

Ateneo Mijas. ─Hola Francisco, ¿Cuando surgió su afición por el belén?

Francisco Benítez.─ Hola, no es fácil responder a esta pregunta, o al menos de manera escueta. Por un lado, en casa, siempre se montaba el Misterio (que tendrá unos 35 años), sin más detalles. Fue alrededor de los diez años cuando empecé a querer expandir esa escena.

Conforme fueron pasando los años, fuimos adquiriendo más figuras, y era yo el que se encargaba de montarlo. Los primeros belenes solo contaban con el pesebre y zonas de huerto, introduciendo viviendas años posteriores. Eso sí, siempre realizado por mí.

Tengo una familia bastante grande, y solo dos continuamos con esta tradición que empezó en su día una tía nuestra. Es posible que haya algo en la herencia genética que justifique esta afición, más teniendo en cuenta que soy ateo.

A.M. ─Elegir el lugar de la casa, el soporte, la recreación de la escena elegida, el paisaje, los materiales… ¿Suele hacer un boceto antes de empezar el belén? ¿Cómo se organiza?

F.B. ─ Siempre parto de una idea que me ha surgido con el montaje del año anterior. Nunca repito distribución. Unos tres meses antes, comienzo con el diseño, para ir haciendo las nuevas construcciones o sustituir anteriores que no me llegaron a convencer.

A.M. ─ ¿Cuántos días le lleva para montar el belén de su casa? ¿Participa su familia o amistades?

F.B. ─ Una vez tengo el planteamiento hecho, el montaje son unos tres o cuatro días. He de decir que soy muy perfeccionista y lo monto yo solo.

A.M. ─Con el objetivo de mantener la antigua tradición del montaje del belén en las fiestas navideñas, abundan las convocatorias de concursos o certámenes de belenes. El belén bíblico y monumental Santa Ángela de la Cruz de Jerez de los Caballeros (Badajoz), está considerado «el más grande del mundo en su género», su montaje se ha llevado a cabo sobre una superficie de 450 metros cuadrados y mostrará más de 10.000 piezas con nuevos pasajes, recreándose de manera fidedigna las principales escenas en torno al Nacimiento de Jesús. ¿Usted ha participado en alguno?

F.B. ─ Nunca he participado en ninguno.

A.M. ─Existen diferentes estilos de belenes; abiertos o dioramas, desde el tradicional o el ambientado en las calles del pueblo, los hay hasta de “playmobil” ¿Por cuál estilo se decanta usted?

F.B. ─ Procuro ceñirme al rigor histórico. Hay mucha lectura detrás de cada construcción y detalle que reflejo. Desde el color de las rocas en esa región, pasando por tipos de viviendas, oficios que existían o aquellos que fueron herencia de los romanos, cultivos, características de la legión romana que dominaba esa zona, etc.

A.M. ─ ¿Qué le resulta lo más difícil de la realización?

F.B. ─ Comenzar. Hay que tener claro dónde vas a colocar todo, porque una vez tienes el cableado puesto, cambiar algo en la distribución es complicado. Son muchos LED, bombillas de ¨fuego¨, cableado de bombas de agua. Todo tiene que estar pensado, debe parecer real.

A.M. ─Seguro que poseerá una o varias piezas a las que le tenga un cariño especial ¿Cuáles son y por qué?

F.B. ─ Ninguna en especial, todas las figuras aportan algo. Y en cuanto a los edificios, todos tienen bastantes horas de trabajo, por lo que valoro por igual.

A.M. ─ ¿Alguna pieza o figura realizada por usted?

F.B. ─ Las figuras son todas compradas, de 12cm en barro lienzado. Los atrezos, iluminación y detalles, en su mayoría, online de un minorista de Valladolid.

A.M. ─ ¿Cuál es la primera figura que suele poner en su belén? ¿Y lo último para concluir el montaje? (Encendido de luces…)

F.B. ─ Las primeras son las que están dentro de las viviendas, por todo lo que conlleva a su alrededor. Lo último, repasar que no se vea ningún cable o la base de las figuras. Y ya sí, encendido.

A.M. ─ ¿Quién suele ser la primera persona a quien se lo muestra?

F.B. ─ Mi mujer. Termino de madrugada, y es por la mañana cuando ya lo ve finalizado.

A.M. ─ ¿Le gusta visitar otros belenes? ¿Qué suele llamar su atención cuando los mira?

F.B. ─ Sí. Sobre todo me fijo en aquellos detalles que a simple vista pasan desapercibidos, pero que están puestos con mucho mimo. En general, que estén cuidados los detalles. Es lo que esperamos que hagan con el nuestro cuando vienen a verlo.

A.M. ─ ¿Quiere añadir algo a modo de despedida?

F.B. ─ Agradecer la oportunidad de que se conozca el gran esfuerzo que hay detrás de esta tradición, o hobby para algunos.

A.M. ─Muchas gracias Francisco, por haber querido compartir con nosotros su afición, y el deseo tanto de la directiva y los miembros de Ateneo Mijas, como el mío, de que siga manteniendo esa laboriosa tradición.

Por Isabel Gámez.

Por | 2017-12-11T23:37:05+00:00 lunes, 11 diciembre, 2017|Artes Populares, Revista, Sociedad Mijeña|