Incidencia del cáncer en España: el triángulo andaluz

Incidencia del cáncer en España: el triángulo andaluz

El cáncer no es una sola enfermedad, es una conjunto de más de 200 patologías, siendo además una de las  principales causas de morbilidad del mundo, con aproximadamente 14 millones de casos nuevos en el año 2012, datos disponibles por los proyectos ECSIC (https://ecis.jrc.ec.europa.eu/, European Cancer Information System) y el GLOBOCAN (https://gco.iarc.fr/ , Global Cancer Observatory). Pero estas cifras no son nada halagüeñas y las estimaciones poblacionales indican que el número de nuevos casos aumentará de forma alarmante en las próximas décadas, alcanzando los 24 millones de nuevos casos en el año 2035, toda una alarma sanitaria; por este motivo, y durante los últimos años, en muchos países o regiones se han desarrollado como prioridad los planes para el control del cáncer que incluyen medidas de prevención, detección, diagnóstico, tratamiento, cuidados paliativos e investigación

Pero antes de seguir hablando de cifras debemos diferenciar dos conceptos fundamentales: incidencia y mortalidad. La incidencia es el número de casos nuevos de una enfermedad en una población y en un periodo de tiempo determinado, expresados como números absolutos o como nuevos casos por cada 100.000 habitantes. La mortalidad es el número de personas que mueren a causa de una enfermedad dada, también puede expresarse en números absolutos o mortalidad proporcional por 1.000 fallecidos.

Según los datos extraídos de ECSIC y GLOBOCAN los tumores más frecuentes diagnosticados en  el año 2017 a nivel mundial fueron: pulmón (1.824.701 casos), mama (1.671.149 casos), colorrecto (1.360.602 casos) y próstata (1.094.916 casos). Si nos fijamos en España, los más frecuentes fueron los mismos pero en distintos orden: colorrecto (34.331 casos), próstata (30.076 casos), pulmón (28.645 casos) y mama (26.370 casos).

Cuando se compara la incidencia de nuevos casos en España con el resto de países Europeos (dato no mostrado pero consultables en : https://ecis.jrc.ec.europa.eu/index.php) parece ser que  España es el país de Europa donde se diagnostican más tumores y en los que fallecen un mayor número de personas por cáncer, lo que nos puede llevar a pensar en una sobreexposición a agentes cancerígenos.  Sin embargo esto no es del todo cierto, ya que si contamos que tenemos una de las mayores esperanzas de vida del mundo, y comparamos la incidencia y mortalidad ajustadas por edad, los datos se homogenizan, además la supervivencia de los pacientes con cáncer en nuestro país es similar a la del resto de países de nuestro entorno situándose en España en un 53 % a los 5 años.

Pero vayamos al territorio español. A partir de los datos del Centro Nacional de Epidemiología, del Instituto de Salud Carlos III, podemos visualizar la distribución de la mortalidad a través del servidor interactivo de información epidemiológica Ariadna, en funcionamiento desde el año 2004,  y que genera mapas, rankings, tendencias y tablas de datos que muestran la mortalidad por cáncer y otras causas desde el año 1975, para 60 causas de muerte homologadas a la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10), por sexo y provincia (http://ariadna.cne.isciii.es/). La distribución de la mayoría de los cáncer, distinguiendo entre hombres y mujeres, es muy variable geográfica y temporalmente,  con la excepción del cáncer de pulmón donde se mantienen a lo largo del tiempo puntos geográficos de altas tasas de mortalidad. En concreto si visualizamos la mortalidad entre los años 2006 y 2015 podemos observar que existen zonas, en concreto las provincias de Sevilla, Huelva, Cádiz, Cáceres y Badajoz, donde la tasa de mortandad está por encima de la media española en el caso de los hombres (Figura 1), manteniéndose en la media española en el caso de las mujeres (Figura 2). Esto nos lleva a pensar en la presencia de un factor diferencial por sexo que sesga al alza estos valores, como puede ser la tasa de tabaquismo, el consumo de alcohol y el sedentarimo.

En concreto, en Andalucía esta alerta ya ha sido elevada por la Asociación de Neumología y Cirugía Torácica del Sur (NeumoSur) como ‘trinángulo’ Sevilla-Hueva-Cádiz, situando la mortalidad por encima de la media española. En la publicación  Documento de consenso Neumosur sobre el diagnóstico, estadificación y tratamiento del cáncer de pulmón, 2007, en su capítulo 1:  Epidemilogía del Cáncer de Pulmón en el Ambito de Neumosur) (https://www.neumosur.net/files/publicaciones/Revistas/2017/DOCUMENTO-CANCER.pdf) los Doctores Aurelio Arnedillo Muñoz y Mercedes Merino Sánchez recogen los datos epidemiológicos del cáncer de pulmón a nivel europeo, español y más específicamente andaluz.  En este artículo se describe que ‘las provincias de Cádiz, Huelva y Sevilla se sitúan por encima de la media andaluza y las de Jaén, Córdoba y Granada por debajo. En Extremadura, en términos de mortalidad, el cáncer representa la segunda causa de muerte. Según género, es la primera causa de mortalidad en hombres y la segunda en mujeres, al igual que en el resto de Comunidades, entre las que también se incluyen Ceuta y Melilla y es la primera causa de años potenciales de vida perdidos tanto en hombres como en mujeres. Según los últimos datos del Sistema de Información de Base Poblacional sobre Cáncer de Extremadura (SICaP) del año 2004, la tasa de incidencia de cáncer fue de 506 casos/100.000 habitantes, lo que supone que durante ese año se diagnosticaron 5.361 casos nuevos de cáncer. Por sexos, la incidencia fue de 626 casos/100.000 hombres, lo que supone un total de 3.284 casos nuevos diagnosticados en el año, y fue de 383 casos/100.000 mujeres, lo que supone 2.045 casos nuevos’.

Mucho se ha hablado de la posible presencia de un polo químico en esas provincias, sin embargo ese factor debería afectar por igual a hombres y mujeres, cosa que no se aprecia. Los expertos de NeumoSur coinciden en que la mayor incidencia de cáncer de pulmón en las provincias de Huelva y Cádiz, son una combinación de varios factores. Por un lado y fundamentalmente, mayores niveles de tabaquismo de la población, además de factores socioeconómicos, ambientales y profesionales, que están aún por determinar. Faltan datos para poder correlacionar de forma directa la mayor incidencia del cáncer de pulmón  en estas provincias con algún tipo de agente cancerígeno concreto, fuera del tabaquismo. En España existe una escasa información sobre exposiciones laborales a agentes reconocidos como carcinógenos, para suplir esta carencia nació el proyecto CAREX, registro de carcinógenos Cancer Exposure (https://osha.europa.eu/es/tools-and-publications/publications/reports/summary-on-cancer), donde se estima que a nivel español unos tres millones de trabajadores están en contacto con agentes carcinógenos, de aquí la necesidad aumentar la vigilancia ambiental en el medio laboral,  seguir investigando en la la educación sanitaria y la utilización de los medios de protección adecuados, así como aumentar la inversión en métodos de prevención y diagnóstico precoz del cáncer, aún nos queda mucho por saber.

Rocío Bautista Moreno, phD

Unidad de Bioinformática, Centro de Supercomputación y Bioinnovación

Universidad de Málaga

Por |2018-08-03T19:53:53+00:00viernes, 3 agosto, 2018|Divulgación Cientifica, Divulgación Sanitaria, Revista|