Entrevista con los Autores: Huan Porrah Blanko, por Isabel Gámez

Entrevista con los Autores: Huan Porrah Blanko, por Isabel Gámez

Hoy, entrevistamos a este autor mijeño sobre su faceta literaria y traducción.Huan Porrah Blanko; Doctor en Antropología Social por la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea. Licenciado en Filosofía por la UPV/EHU. Diplomatura de Filosofía por la Universidad de Granada. Profesor Asociado en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, en el Departamento de Antropología Social, Psicología Básica y Salud Pública.

Entrevista realizada al escritor: Huan Porrah Blanko

Ateneo Mijas. ─Usted es miembro de la Sociedad para el Estudio del ‘Andalú’ (Z.E.A.) ¿Cuáles son los fines y actividades de la Asociación?

Huan Porrah Blanko. ─ Los fines oficiales de la ZEA, que aparecen en su Acta Fundacional de 4 de diciembre de 2005, son: a) La investigación, difusión y conocimiento de los valores culturales y lingüísticos del pueblo andaluz en toda su riqueza y variedad; y b) El estudio, defensa, dignificación, promoción y normalización de la modalidad lingüística andaluza o andalú. Entre nuestras actividades sobresale, entre otras, la organización del congreso bianual Hunta d’ehkritoreh en andalú / Reunión de escritores-as en andaluz / Meeting of Andalusian Writers; iniciado en el año 2002 y 2004 aquí en Miha, con carácter itinerante desde entonces, siendo para el año 2018 Benamehí (Córdoba) el pueblo elegido para celebrar la IX Hunta. Se puede conocer más acerca de esta y otras actividades de la ZEA visitando nuestra web:  http://www.zea-andalu.com/

A.M. ─La idea de traducir la obra de Saint-Exupéry parte de la editorial alemana Tintenfass, gestionada por un matrimonio de profesores universitarios que ya han adaptado El Principito a más de 80 lenguas minoritarias. Este clásico se puede leer en varios dialectos del alemán o del francés, pero también en la lengua de los indígenas americanos, en pastún y, ahora, en ‘andalú’… ¿Cómo fue la acogida por la Asociación Z.E.A, cuando contactan con vosotros, con el deseo de incluir el ‘andalú’ y ser uno más de los trescientos veintidós idiomas y dialectos traducidos?

H.P.B. ─En un principio la reacción en la ZEA fue de sorpresa al recibir este encargo de traducir Le Petit Prince al andalú, y luego de agrado por comprobar cómo –desde fuera de las influencias nefastas que imperan en el Estado español hacia las características culturales andaluzas no pandereterizadas– hay especialistas serios que otorgan reconocimiento al arduo trabajo contracorriente de la ZEA en particular, y del movimiento cultural andalófilo en general, en estas últimas décadas; un trabajo por la dignificación, el reconocimiento institucional y científico y la escritura de la lengua andaluza. Tal como expresó nuestro presidente Paco Arbadulí, y yo mismo, en la primera presentación de Er Prinzipito aquí en nuestro pueblo, la ZEA y l@s andalófil@s no podemos más que agradecer y dar loas al trabajo del matrimonio Sauer a través de su proyecto Tintenfass en pro de las lenguas minoritarias –y minorizadas– de la Tierra.

A.M. ─La traducción de este libro de 93 páginas recayó en usted… ¿Qué le significó esta oportunidad? ¿Cómo fue el proceso de esta adaptación? ¿Cuánto tiempo le dedicó?

H.P.B. ─Tras el encargo no-remunerativo recibido en la ZEA, luego de un cierto impasse, al final me ofrecí a mis compañer@s para recogerlo. Atisbé cierta oportunidad de que, en un posible futuro más bien lejano, alguien de quienes mandan en Andaluzía y que le doliese esta tierra –o nacionalidad, según reconoce nuestro Estatuto–, o simplemente profesores andaluces/as de conciencia, puedan/pudieran aprovechar este trabajo de traducción como ejemplo escrito de las características (poliédricas, ¿cómo no?) de la lengua andaluza, con un fin meramente didáctico al menos. Sabía que me iban a criticar por ello, los típicos tópicos a los que por desgracia nos tienen acostumbrad@s a quienes defendemos el andalú, pero ni me imaginaba el volumen de la voracidad del odio visceral desplegado, basado en estereotipos interesados acerca de la cultura y lengua andaluzas, unas veces fundados en el desconocimiento y el desprecio, otras veces “fundamentado” en dudosos estudios de intelectuales orgánicos españoles y andaluces, sostén de la ideología nacionalista española. Sea como sea, menos mal que existen las personas que leen entre líneas, lo cual ha posibilitado que hayan tenido noticia de la existencia de Er Prinzipito much@s andaluces/zas de conciencia, así como estudiosos y especialistas de lingüística y otras ciencias: ahí está lo que entiendo ha significado esta oportunidad finalmente. Al proceso mismo de la traducción le he dedicado más o menos medio año, en dos tirones intensos a lo largo del 2016. Un lento proceso resultado de un trabajo que, por mi parte, ha procurado ser meticuloso, riguroso y etnolingüísticamente sustentado y arraigado.

A.M. ─Terminado y editado… ¿Qué fue lo primero que pensó cuando lo tuvo en sus manos? ¿A quién le dedicó el primer ejemplar?

H.P.B. ─La verdad era que sentí flipe y satisfacción, cierto orgullo personal por la labor realizada; pensé que quizás podría tener cierto carácter de obra histórica, antes incluso de que los “críticos” me liaran to la paharraka y la fama del libro se disparara sobredimensionada inusitada e inesperadamente. La verdad es que con toda la vorágine y el momento-nube de la primera presentación no recuerdo a quién le dediqué el primer ejemplar, aunque sí que planeé reservar y regalar una decena de ejemplares a mis familiares más cercanos.

A.M. ─La primera presentación se hizo el pasado 24 de marzo en la biblioteca municipal de Mijas, con la presencia del editor, Dr. Walter Sauer, venido expresamente de Alemania y el Presidente de la Asociación D. Francisco García. Consiguió llenar el aforo, y entre los asistentes vi a la Sra. Adba (Concejala no adscrita del Consistorio mijeño) ¿Le hubiese gustado ver entre el público a algún representante del Área de Cultura o de la corporación local?, no por haber sido compañeros en la anterior legislatura; que también, pero aunque fuese a título personal, por valorar el que un mijeño fuese el elegido por tan prestigiosa editorial para traducir este clásico al “andalú”.

H.P.B. ─Sí que me hubiera gustado ver a antigu@s “compañer@s” de la Corporación o de la actual en el acto, de hecho estaban avisad@s y al parecer iban a acudir algun@s representantes del actual equipo de gobierno. Pero no fue así, y no me sorprendió en absoluto; por desgracia en este peculiar pueblo nuestro ya me he acostumbrado al rol de ‘personaje maldito’ y los escaqueos de políticos ante temas polémicos es el día a día… Hay amig@s que me llegaron a comentar que seguramente les había dado la orden la misma Susana Díaz de que no viniesen al acto, que luego salen en la tele y les da vergüenza que los cataloguen de catet@s desde España… No sé si Susana Díaz en realidad, pero directriz política de no asistir a la presentación es más que evidente. Por otro lado, me sentí aliviado de que no vinieran polític@s por el simple postureo, y agradezco la asistencia y participación de vecin@s con un interés honesto y sincero.

A.M. ─¡¡Vaya revuelo que ha causado su meritorio trabajo en los medios de comunicación!! ¿Qué opinión le merece esas críticas?

H.P.B. ─Como decía antes, la crítica visceral antiandalófila –la mayoría con tintes políticos etnocentristas torpemente ocultados– no me sorprende, por desgracia. El odio al andaluz que no es servil, que no cuente chistes o haga gracias hablando en andalú, es lamentable e injustificable. La cobardía y tibieza de ciert@s andaluces/zas a la hora de defender nuestra cultura y sus características, o bien pretender ocultarla tras una hipotética “cultura española” (un invento contemporáneo etnológicamente vacío de contenido, resultado de los intentos de construcción del estado-nación España) como hizo Franco y otros jerifaltes d’antaño i d’ogaño, me parece tristemente lamentable: el despiadado poderoso rara vez respeta la dignidad del esclavo servil, por eso nos han dado el desdichado rol de contar chistes. Por último, me ha decepcionado el género de críticas de cariz “científico” desplegado por la policía lingüística de la RAE en Andaluzía (Antonio Narbona, Lola Pons…), que para el caso se han comportado en el contenido de sus críticas, en determinados momentos, como el más ignorante y papagayo de los influencers internáuticos, re-generando un estado de opinión contrario a Er Prinzipito y a mi persona fundado en insultos y tópicos de falsedades lingüísticas, con escaso o nulo contenido científico o argumentación coherente y defendible en foros serios más allá del omnipotente imperio panhispánico. A toda esta gente le pediría que lean las críticas positivas y apoyos de la comunidad universitaria docente andaluza, que considero bastante bien fundamentadas, y que no han recibido tanta difusión como las críticas negativas oreáh por los media del establishment. [Un listado de apoyos y disertaciones de especialistas está colgado en la web de la ZEA, también están las críticas negativas más señaladas].

A.M. ─En el año 2001 me dedicó una de sus publicaciones; ¡Ehkardiyea l’armáziga k’ai hugo!, desde entonces, me consta que son muchas las que ha editado. ¿Qué significó para usted el premio que le otorgó por su investigación el Ministerio de Cultura, Premio de Investigación Cultural “Marqués de Lozoya”, cuya convocatoria se publica en el BOE?

H.P.B. ─El Tercer Premio del Marqués de Lozoya –equivalente a los Goya en Antropología– me lo concedieron por el trabajo resultante de mi investigación de tesis doctoral, que tiene por título ‘Negación’ punk en la sociedad vasca. Investigación socioantropológica de un simbolismo liminal (reeditado por la editorial Txalaparta, que ha vendido más de 5.000 copias). No fui a Madrid a recogerlo y me lo enviaron por correo; eso sí, con parte de los 6.000 euros del premio me compré una moto con la que más tarde recorría los pueblos de Doñana en un trabajo de campo como investigación para el GISAP de la Universidad Pablo Olavide.

A.M. ─¿Dónde podemos adquirir sus libros y Er Prinzipito?

H.P.B. ─En el término de Miha se pueden leer gratuitamente mis publicaciones en las distintas bibliotecas municipales. Para comprarlos se puede hacer en cualquiera de las dos librerías de Mijas pueblo, o bien contactando directamente conmigo (huan.porrah@gmail.com), o bien solicitando el libro de Er Prinzipito a la editorial alemana Tintenfass, siguiendo los pasos indicados en su web  (http://verlag-tintenfass.de/)  o facebook.

A.M. ─En el primer encuentro de Ateneo con los autores, Er Prinzipito fue uno de los libros más buscados, de hecho, en el juego del “pergamino perdido” que consistía en que quien lo encontrara podría canjearlo por el libro que quisiese de los autores presentes, un chaval de unos catorce años eligió el suyo… Cuando le pregunté el motivo de su elección me dijo; «yo hablo así y quiero saber cómo se escribe», y se alejó contento leyendo su dedicatoria… ¿Le sorprendió que fuese elegido por este motivo? ¿Cómo vivió la primera edición de Ateneo con los Autores?

H.P.B. ─La elección por ese motivo en un xabeíya de esa edad hoy en día sí que me sorprende, ya que por desgracia es cada vez más una inquietud –la de preocuparse por ablà i ehkrebì en andalú– de personas con cada vez más edad. Me sorprendió gratamente… quizás no esté todo perdido, aunque nos quieran borrar rápido del mapa como Pueblo la gente fisna de las ciudades. La primera edición de Ateneo con los Autores me resultó una grata jornada y una interesantísima iniciativa de valorización del tejido literario miheño, ¡enhorabuena!

A.M. ─Y para terminar; ¿cómo describiría a Huan Porrah Blanko?

H.P.B. ─En un “blog” que utilizo como repositorio virtual de mi producción científica, literaria y ensayística (http://huanporrah.edublogs.org/), me autodefino como “indíhena andalú nacido en el pueblo de Miha/Mijas”, que me parece una descripción bastante aproximada de mi persona. Alguien que ha visto bastante mundo y que, en ese conocimiento de lo que nos rodea, le da valor a su cultura y su tierra como medio digno de mostrar su humanidad; la ilusión del desarraigo buscado –que no el obligatorio– nos deshumaniza en la preminencia de lo individual sobre lo común, si es que no sea el egoísmo y la guerra una característica de lo humano en mayor medida que la solidaridad y la empatía. Soy campesino y ecologista por necesidad y vocación, indígena de aquí –como bien podría serlo de cualquier otra parte del mundo– porque siento mi tierra y mi cultura y me duele lo que el egoísmo de base capitalista ha hecho y sigue haciendo con ella. Mi faceta intelectual no es más que un produrto de la nehezidá ke me buye endentro d’ehparrià loh zabereh i er zentimiento ke loh antiguoh zembraron en mih z’entrañah, y que mi entorno actual se empeña en hacer desaparecer, a niguá k’en kuantito moh ehmoxan un zerro pa hazerze xahlereh… loh europeoh, giruxoh i miheñoh ehkahtaoh, disfrazándolo de (ilusa) globalización, progreso y bienestar (de sus propios bolsillos).

A.M. ─¿Quiere añadir algo a modo de despedida?

H.P.B.Ya mah na, que os agradezco a Ateneo Mijas la oportunidad de que la bozeziya de este personaje maldito y rarito de Miha puea zigì rezonando una mihiya mah.

A.M. ─¡Gracias por concederme esta entrevista Huan, y el deseo tanto de la directiva y los miembros de Ateneo Mijas, como el mío, de que sigas cosechando grandes éxitos!

Por | 2017-10-01T22:29:31+00:00 domingo, 1 octubre, 2017|Literatura, Revista, Sociedad Mijeña|